truco mochila portabebes

Las mochilas portabebés de montaña nos permiten explorar la naturaleza cuando nuestros hijos están en una edad en la que todavía no son capaces de completar una ruta por sí solos. Las mochilas actuales están diseñadas para proporcionar el máximo confort tanto al pequeño como al porteador, pero aunque están pensadas teniendo en cuenta todas las condiciones en ocasiones unos pequeños trucos pueden darnos la solución para evitar algún momento molesto haciendo que la excursión sea todo un éxito. Aquí van 3 trucos para sacarle más partido a tu mochila portabebés. ¿Conoces alguno más?

 

1. Pañuelos & Pinzas

    truco mochila portabebes

    Es habitual, y una buena costumbre, que salgamos a la montaña con los niños con buen tiempo. Pero a veces el sol puede no ser precisamente nuestro mejor aliado. La mayoría de mochilas portabebés llevan incorporadas (o disponen de complementos en el mercado) protectores solares, que dependiendo de la altura y la dirección del sol pueden no ser suficientes. Nada que unos pañuelos (o una manta, o una prenda de ropa) y 2 ó 3 pinzas, no puedan solucionar. Un truco muy sencillo que nos salvará de muchas situaciones incómodas. Tan solo tenemos que ser previsores y acordarnos de meter estos sencillos objetos en nuestra mochila. A buen seguro nos serán útiles para otras muchas cosas, especialmente los pañuelos, con los que podemos también improvisar un apoyo para que reposen la cabeza cuando los niños se queden dormidos, lo que es bastante habitual con el ajetreo de la mochila.

     

    2. Reposapies ecológico

      truco mochila portabebes

      Cada vez es más habitual que nuestras mochilas portabebés lleven incorporados reposapies ajustables que eviten que los pies del niño estén colgando demasiado tiempo, pero no siempre es así. Nada más sencillo que fabricarse uno. Seguro que si nos fijamos un poco no nos será complicado dar con una buena rama que atravesada en la mochila pueda servirnos de apoyo para el niño. Sencillo, ecológico y económico.

       

      3. Sombra portátil

        truco mochila portabebes

        Dame un punto de apoyo y moveré el mundo. Dame tres e instalaré un toldo provisional con un pañuelo, la mochila portabebés y dos bastones telescópicos. Un pequeño truco que nos puede salvar de más de un aprieto. Y lo decimos por experiencia. Especialmente en aquellas rutas donde no siempre es sencillo encontrar un lugar con sombra, o no podemos esperar, y es necesario hacer alguna parada por algún imprevisto o porque simplemente es la hora de comer. Quizá no sea el mejor sitio bajo el que pasar la noche, pero para una parada espontánea es más que suficiente.