IMG_6325_2

El juego es una de las herramientas principales de aprendizaje de las que disponen los niños. Jugando exploran el mundo, experimentan, aciertan y se equivocan. A diferencia de las opciones acotadas que ofrecen los juguetes comerciales, la naturaleza pone a su alcance una infinidad de objetos con texturas, matices y posibilidades diferentes que les permiten experimentar y desarrollar su imaginación: piedras, palos, hojas, insectos, agua, semillas… Un potencial que debemos exprimir al máximo para convertir nuestras salidas a la montaña en un gran juego, una gran aventura en la que los niños sean los protagonistas.

A continuación os dejamos algunas ideas, pero las posibilidades son infinitas, el límite tan solo lo pone la imaginación.

 

01. El topo

    Para jugar a este divertido juego tendremos que formar dos equipos. Cada uno deberá buscar 5 objetos distintos que estén presentes en la naturaleza (ramas, semillas, piedras, plumas…). Una vez reunidos todos los objetos se le vendarán los ojos a una persona del equipo contrario que tendrá que adivinar tan solo por el tacto y el olfato de qué objeto se trata.

    IMG_6297

     

    02.Carrera de árboles

      A simple vista todos los árboles pueden parecer muy similares entre sí. Gracias a este juego los niños podrán aprender a reconocer de forma sencilla los nombres y diferencias de la flora de un lugar. Un adulto dirá en voz alta el nombre de un árbol cercano, que se encuentre junto al camino por el que avanzamos, y los niños tendrán que buscarlo y tocarlo. También se puede realizar mediante pistas, resaltando una característica de sus hojas o frutos.

      IMG_6290

       

      03. El intermedio

        Para jugar a este juego tan solo necesitaremos coger dos piedras o dos ramas de diferente tamaño. Así de sencillo. Se las enseñaremos a los niños y les pediremos que traigan piedras o ramas de un tamaño intermedio entre los dos objetos que les hemos enseñado. El que consiga reunir más objetos con las dimensiones adecuadas habrá ganado. Un entretenido juego con el que los niños de forma intuitiva estarán desarrollando su capacidad espacial.

        5 divertidos juegos para disfrutar de la naturaleza con los niños

         

        04. Exploradores

          El bosque está lleno de pequeños tesoros solo visibles para los más observadores, y precisamente gracias a este juego podremos desarrollar de forma divertida y amena la agudeza visual de los más pequeños. Para ello recogeremos 5 objetos que podamos encontrar en nuestro entorno y se los enseñaremos a los pequeños exploradores. El que primero consiga reunir los mismos 5 objetos sin abandonar el camino habrá ganado. También puedes jugar a recoger 5 objetos del mismo color.

          5 divertidos juegos para disfrutar de la naturaleza con los niños

           

           05. Busca TU árbol

            La naturaleza es un mundo de sensaciones: olores, paisajes, sabores, sonidos y texturas. Un lugar como ningún otro donde poder desarrollar y experimentar con los sentidos. Con este juego los niños descubrirán el bosque de una forma totalmente diferente, potenciando al máximo sus sentidos. Con los ojos vendados lleva a los niños a un árbol determinado. Les daremos 2 minutos para que lo puedan explorar con el tacto y el olfato, sus dimensiones, texturas y olores. Todavía con los ojos cerrados volveremos de nuevo al punto de partida y les pediremos que averigüen cuál es SU árbol.

            5 divertidos juegos para disfrutar de la naturaleza con los niños