Foto: www.road4world.com

 

Una familia, una autocaravana y una idea: conocer a las personas que están haciendo posible el cambio en el mundo que vivimos. Ana, Martín, Genma y Mateo son Road4world, una familia que está a punto de emprender un viaje muy especial donde la educación y el amor por la naturaleza jugarán un papel muy importante.

 

  • Vais a dar la vuelta al mundo con vuestros hijos. ¿Como surgió la idea?

 

Digamos que la idea fue el resultado de un proceso familiar que llevamos “cocinando” hace años, seguramente desde que somos mamá y papá. Por un lado nos encanta viajar y desde que Genma y Mateo nacieron, siempre que podíamos preparábamos maletas y salíamos a descubrir un trocito del mundo. Por otra parte, nos mueve la transformación que desde hace años se está produciendo en los 5 continentes, desde temáticas diversas. Profesionalmente nos dedicamos a la comunicación y un día nos preguntamos cómo hacer para unir todo lo que sabemos hacer, con nuestros sueños como familia, y de esa fusión nace Road4world. Un proyecto que nos brinda la posibilidad de disfrutar de la infancia de nuestros hijos viajando por el mundo y lejos de las rutinas laborales, en el que podemos volcar nuestros conocimientos con un fin social, para aportar nuestro granito de arena a la transformación. Creemos que ese mundo que todos soñamos, en muchos ámbitos y de formas muy diversas ya está ocurriendo ahora, de la mano de miles de personas y proyectos que lo están haciendo posible. Queremos compartir con miles de personas, el cambio que hoy en día está ocurriendo en el planeta. Hace un año aproximadamente, entre los cuatro, tomamos la decisión con mil miedos que nos acompañaban, pero con la felicidad de saber que era el primer paso hacia nuestros sueños.

 

  • Recorreréis los cinco continentes en autocaravana. ¿Cuánto tiempo vais a estar y qué itinerario tenéis pensado seguir?

 

El viaje durará 4 años, aunque ahora estamos en lo que hemos llamado la Etapa 0. Mientras trabajamos en los preparativos para la partida, vamos desarrollando el proyecto social que tiene una parte muy importante cerca de casa, realizando entrevistas a personas y proyectos en España.

El itinerario de la vuelta al mundo consta de 4 etapas. Durante la etapa 1 y 2 recorreremos el continente europeo y dos países de África. En la etapa 3, la más complicada logísticamente, recorreremos parte de Asia y Oceanía y la última etapa es América, desde Canadá hasta Tierra de Fuego, terminando en nuestro país de origen, Uruguay. El viaje lo haremos a bordo de una autocaravana, ya que encontramos que es una opción muy buena para realizar un viaje tan largo con nuestros hijos. Es una forma de que Genma y Mateo tengan su punto de referencia y para todos será nuestro hogar con ruedas. En Asia por ejemplo, nos tocará subir la autocarvana en un buque de carga para que viaje a Canadá, y mientras tanto viajaremos como mochileros para visitar China, Japón, Australia y Nueva Zelanda. Será una gran aventura.

Foto: www.road4world.com

Foto: www.road4world.com

 

  • Vais a estar tiempo fuera de casa. ¿Cómo creéis que afectará este hecho a vuestros hijos? ¿Cómo será su día a día?

 

Tanto Genma como Mateo tienen muchas ganas de hacer este viaje. Además desde el principio fue una decisión familiar y los cuatro vamos aportando nuestra forma de ver este proyecto, este viaje y cada una de las cosas que tenemos que ir definiendo.

Imaginamos que los primeros meses serán de adaptación para todos y que cada uno vivirá sus procesos y tendrá sus tiempos de asimilación. La idea es respetarnos y acompañarnos, para que cada uno se sienta lo mejor posible en cada momento.

El día a día será respetuoso con nuestros tiempos y sobre todo los de Genma y Mateo. Tendrá como referencia el contacto constante con la naturaleza y con los ritmos naturales, nuestra ruta nos llevará por algunas de las ciudades más grandes del mundo, pero la mayor parte del tiempo transitaremos por pequeños pueblos, disfrutando de la naturaleza y por carreteras secundarias.

Desde que somos padres hemos comprobado que el poder de adaptación de los niños es increíble e infinitamente más desarrollado que el de los adultos. Hace tres años decidimos dejar la ciudad y venir a vivir al campo, a un pueblo de interior en la montaña; esta vivencia nos permitió ver que ellos tienen la gran virtud de vivir el presente y buscar lo mejor de cada momento; nosotros, los que ya pintamos más años, solemos aferrarnos a nuestras costumbres y rutinas, por lo cual siempre vivimos los procesos de cambio con mayor resistencia que los niños.

 

  • Vemos además que os gusta disfrutar de la naturaleza todos juntos. ¿En qué medida creéis que el contacto de los más pequeños con el exterior es importante para su educación y cómo lo aplicaréis en vuestro viaje?

 

Para nosotros el contacto con la naturaleza es uno de los pilares básicos en la educación y la vida de nuestros hijos y de la familia. Hace 3 años cuando dimos el paso de venir a vivir al campo, esta fue una de las razones primordiales. Lo que nos motivó a dar este paso fue justamente que nuestros hijos pudieran criarse en un entorno natural, más lento, de poder jugar en la calle con los amigos. Y la verdad que fue una decisión muy buena para todos. Les Pobles, el pueblo donde vivimos, tiene poco más de 150 habitantes y los tractores, las cabras, las ovejas, los viñedos, almendros y olivos no solo forman parte del entorno, sino que son los elementos que también forman parte del juego, de la escuela y de los espacios familiares y con amigos.

En cuanto a la educación, desde el principio  hablamos del viaje con la escuela rural donde van Genma y Mateo y siempre nos comentan que el viaje será para ellos un regalo. Nosotros sentimos que descubriendo el mundo, aprenderán geografía, historia, matemática y lengua desde las experiencias que puedan vivir durante el viaje. Por otra parte, valores como el respeto, la tolerancia, la curiosidad y la creatividad, el no juzgar y aprender de cada persona que encontremos por el camino, serán valores y vivencias para su vida más importantes que cualquier conocimiento académico. Será una etapa diferente en su desarrollo personal y su educación, llena de posibilidades. Visitaremos personas y proyectos que trabajan por el medio ambiente, los derechos humanos, la salud, la cultura, la sostenibilidad, la energías renovables, el desarrollo personal y otras temáticas, y cada visita la transformaremos en una oportunidad para aprender viendo en primera persona, de la labor de cada uno de ellos. Proyectos y personas que están cambiando la vida de millones de seres humanos y también trabajando para cuidar y recuperar a nuestro planeta de tanta destrucción. Será una gran oportunidad para aprender en familia y compartir ese conocimiento con otras personas.

Foto: www.road4world.com

Foto: www.road4world.com

 

  • Complementáis el viaje en sí con la grabación de una serie de documentales centrados en la educación, Otro mundo está ocurriendo. Contadnos algo más sobre este proyecto.

 

Road4world es un proyecto sin ánimo de lucro que tiene el objetivo de difundir el cambio que creemos está sucediendo en todas partes del mundo, desde diferentes temáticas. Hemos seleccionado aproximadamente 65 personas y 100 proyectos en los 5 continentes. Ya hemos comenzado con las primeras entrevistas tanto a proyectos como personas dentro de España, mientras que trabajamos en los preparativos para salir en febrero ya definitivamente a la ruta.

Hemos creado una vídeo serie online que se llama “Otro Mundo está Ocurriendo”, y cada micro documental tiene una duración aproximada de 10 minutos y está dedicado a difundir una idea de una temática concreta. Ya tenemos online en nuestro canal de Youtube los primeros dos capítulos: el primero sobre educación en una entrevista a Carlos Gonzalez, y el segundo sobre inclusión social y agricultura ecológica, visitando el proyecto L’Olivera Cooperativa.

 

  • Y para terminar, algún consejo especial que quisierais dar a aquellas familias que estén pensando en lanzarse a la aventura de recorrer mundo en familia.

Vivimos nuestra vida en familia como una oportunidad, para junto a nuestros hijos, descubrir el mundo desde una mirada inocente que nos llena de vivencias y creatividad. En todo sueño que tengamos en nuestras vidas, lo más difícil es creer que es posible realizarlo y dar el primer paso. Nuestro sentir es que debemos dejar atrás los miedos, para comenzar a hacer lo que nos hace felices, ya que es la manera más sana y disfrutable, de educar a nuestros hijos, enseñándoles que no hay imposibles y que si el objetivo es grande, siempre con creatividad e ingenio, podemos ir avanzando para conseguirlo.

Foto: www.road4world.com

Foto: www.road4world.com