Declarado Reserva Natural en 1987, el nacedero del Urederra es uno de los parajes más singulares, populares y emblemáticos de Navarra. Sus aguas de color turquesa, de las que toma el río su nombre -Urederra significa en euskera “agua hermosa”-, y la luz que se filtra a través del precioso y exuberante bosque de ribera que lo envuelve, crean un rincón único, un paisaje de cuento de hadas que sumerge al visitante en un auténtico paraíso natural.

Edad recomendada

A partir de
5-6 años

Dificultad media

Dificultad
Media

Distancia

Distancia
6  km

Desnivel positivo

Desnivel
200+

Recorrido ida y vuelta

Recorrido
Lineal

Cómo llegar

    En el km.14 de la carretera NA-718 entre Estella / Lizarra y Olatzi, a la altura de Baríndano, tomaremos el desvío hacia Baquedano por la NA-7187. En el acceso al pueblo encontraremos un aparcamiento habilitado de pago y el área de acogida de la Reserva Natural del Nacedero de Urederra.

     

    Reservas

      El cupo diario de visitas a la Reserva Natural del Nacedero del Urederra está limitado. Para acceder es necesario solicitar una autorización gratuita a través de la web urederra.navarra.es o bien de forma presencial en el área de acogida de Baquedano. El nacedero del Urederra es una excursión muy popular, especialmente durante los meses de verano y festivos, por lo que se recomienda realizar la reserva con suficiente antelación.

       

      Descripción

        La pequeña y acogedora población de Baquedano, situada a 630 m de altitud, en el Valle de Améscoa, es el punto de partida de esta popular excursión por la Reserva Natural del Nacedero del río Urederra. La ruta, perfectamente señalizada, parte desde el aparcamiento de pago situado al inicio del pueblo y recorre en un primer momento sus cuidadas callejuelas. Tras pasar junto al lavadero y el frontón, abandonaremos finalmente Baquedano por una amplia pista de tierra. Nuestro objetivo, el imponente anfiteatro rocoso en el que nace el río Urederra, destaca con claridad en dirección Norte.

        Al poco de salir del pueblo y recorridos unos 400 m desde el inicio, encontraremos una pequeña zona de merenderos junto al desvío hacia el GR-282, que desde este punto asciende al Raso de Urbasa. Nosotros continuaremos recto en ligero descenso, flanqueados por zarzas, serbales y encinas, hasta llegar a una barrera tras la que encontraremos una nueva bifurcación. Dejaremos a un lado el camino ascendente por donde opcionalmente podremos regresar y tomaremos el camino de la izquierda que, sin apenas transición, se sumerge en un frondoso bosque dominado por robles y arces donde revolotean aves como el petirrojo, el carbonero o el herrerillo. El camino, en continuo descenso, se retuerce por la ladera del valle hasta finalmente alcanzar el cauce del Río Urederra (2 km), que ya intuimos por el murmullo de sus aguas.

        Una pequeña caseta de madera marca el acceso a la Reserva Natural, la puerta a un mundo mágico de idílicas cascadas, pozas de color azul intenso y exuberante vegetación de ribera. Con las cristalinas aguas del río a nuestra izquierda comenzaremos a avanzar por una senda acondicionada y acotada que, con la ayuda de escaleras y miradores, nos descubre auténticos rincones de postal. Un paraíso donde convive una gran diversidad de fauna entre la que destacan las aves acuáticas como el mirlo o el martín pescador, o mamíferos como el visón o la nutria, cuya presencia es un claro indicador de la calidad de las aguas del río. Sin apenas desnivel iremos remontando el río descubriendo a nuestro paso una sucesión de cascadas y pequeñas pozas de cuyo sorprendente color azul turquesa recibe el nombre el río Urederra -“agua hermosa” en euskera-. El entorno está repleto de rincones mágicos donde los niños pueden relajarse, jugar o simplemente observar.

        Recorridos 500 m junto al río encontraremos a nuestra derecha un amplio camino que regresa a Baquedano y que tomaremos a la vuelta. Proseguiremos nuestro recorrido junto al río para comenzar un fuerte ascenso bajo la protección de un espectacular hayedo. Este puede ser un buen punto de retorno en caso de ir con niños más pequeños o con mochilas portabebés ya que al desnivel se le une a partir de este punto la fuerte erosión del terreno calcáreo y, dependiendo de la época del año, el agua que desborda de pequeñas regatas.

        Nos encontramos ya muy cerca del nacedero del Urederra y el agua parece emanar por todos lados. Con la ayuda de varios puentes nos iremos abriendo paso a través de un laberíntico recorrido que puntualmente presenta tramos algo resbaladizos en los que deberemos prestar especial atención. El esfuerzo merece la pena. Envuelto en una selvática vegetación a los pies de un impresionante cortado llegaremos al fin al Nacedero del Urederra (3,2 km), la salida natural del gran acuífero del macizo cárstico de Urbasa que durante millones años ha moldeado el valle de Améscoa. El final perfecto para una ruta imprescindible.

         

        banner_750x200_rutas_niños

        Mapa


          Descargar GPX     Descargar KML


          Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

           

          Fotografías

             

             Rutas con niños en el Pirineo navarro


            En las páginas de esta guía encontrarás una cuidada selección de rutas que te permitirán descubrir algunos de los parajes más sorprendentes y accesibles del Pirineo navarro y las sierras exteriores prepirenaicas en compañía de los más pequeños de la casa. Excursiones sencillas para toda la familia con las que descubrir los extraordinarios tesoros paisajísticos y culturales de estas tierras: lagos, dólmenes milenarios, bosques, cascadas, cañones, ríos, ruinas, ermitas, cuevas, pequeñas aldeas, manantiales… y que permiten explorar la fascinante flora y fauna que habita sus montañas. Pequeñas aventuras que gracias a multitud de recomendaciones, curiosidades, consejos, juegos, actividades y datos útiles que encontrarás en este completo manual, podrás convertir en una gran escuela al aire libre.

            Más información