Hermosa excursión en familia por Los Lagos de Covadonga, situados en el municipio de Cangas de Onís (Asturias). Este espacio protegido, fue declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco en 2003, y es uno de los ecosistemas más bonitos de España.

Edad recomendada

A partir de
4-5 años

Dificultad media

Dificultad
Media

Distancia

Distancia
6  km

Desnivel positivo

Desnivel
230+

Recorrido circular

Recorrido
Circular

Cómo llegar

    Para acceder a Los Lagos hay que tener en cuenta que la entrada en temporada alta está restringida para asegurar la sostenibilidad de este enclave único. De forma que:

    Si se visita Fuera de temporada alta, el acceso es libre. Por tanto, hay que tomar la carretera AS-262 que parte de Cangas de Onís y tras 10 km nos encontraremos en el Santuario de Covadonga. Continuaremos el ascenso por la CO-4 que une el santuario con la vega La Tiese, en los Lagos de Covadonga. A mitad de camino, podemos parar en el Mirador de La Reina, donde tendremos unas espectaculares vistas del valle y el mar Cantábrico. Dejaremos el coche en el aparcamiento señalizado de la Buferrera.

    Si se visita en Temporada alta o si se saturan los aparcamientos cercanos a Los Lagos, el acceso a particulares será restringido y será necesario subir en autobús o en taxis locales. En este caso, para subir en autobús hay que dejar el coche en una de las 1.600 plazas habilitadas en cuatro aparcamientos señalizados, que son: Cangas Centro P1, El Bosque P2, Muñigo P3 y el Repelao P4. Solo en estos cuatro enclaves se puede comprar el billete para acceder a Los Lagos de Covadonga. Es importante reseñar, que si se aparca en Covadonga no se puede adquirir el billete y habría que retroceder hasta el aparcamiento anterior. Actualmente, la explotación de los aparcamientos y la flota de autobuses está gestionada por la empresa Alsa (consultar precios y horarios antes de dirigirse a la zona).

     

    Descripción

      Una vez en el aparcamiento de la Buferrera (altitud 1.050 m), comenzaremos la ruta que recorre los Lagos, siguiendo el PR-PNPE 2. Es una ruta sencilla, circular y de corta duración que permitirá disfrutar del entorno singular y único que forman estos lagos glaciares, y que os detallamos a continuación.

      Al final de la plataforma del parking, se accede por un sendero peatonal al Centro de Visitantes “Pedro Pidal” (altitud 1.070 m), donde se homenajea al artífice, de que el primer Parque Nacional fuera el de la Montaña de Covadonga, y donde, a través de una exposición se puede conocer la naturaleza y morfología de los Picos de Europa, así como los usos y tradiciones de sus habitantes. (Tener en cuenta, que solo está abierto en temporada alta, nosotros no pudimos verlo).

      Junto al Centro de Visitantes hay unas escaleras que debemos ascender. Veremos unas señales que nos informan que si giramos a la izquierda podremos acercarnos al mirador del Príncipe (altitud 1.100 m). Nosotros recomendamos realizar este trayecto (20 minutos i/v) porque permite divisar la Vega de Comeya, la Sierra del Sueve y el valle del río Güeña.

      De regreso o si no nos desviamos, entraremos en el arboreto (altitud 1.080 m), un parque que alberga especies autóctonas y un edificio con una maqueta de Picos de Europa (al igual que el Centro de Visitantes, está cerrado en temporada baja), así como un área recreativa.

      Continuaremos la senda empedrada que nos lleva hacia las minas de la Buferrera, una antigua explotación de hierro y manganeso, rehabilitada para permitir visitas turísticas por sus túneles y galerías y donde se pueden apreciar utensilios mineros como vagonetas, railes…

      Esta mina se puede bordear por la derecha, ascendiendo por unas escaleras y barandillas de madera. Pero nosotros decidimos adentrarnos en las galerías y atravesar la mina para salir a la zona donde se explotaba a cielo abierto y donde hay una escultura moderna representado a un antiguo minero.

      Ascenderemos por un sendero estrecho hasta alcanzar la explanada de La Tiese, donde las cristalinas aguas del Lago Ercina (altitud 1.080 m) en contraste con Peñas Santas, dejan una imagen idílica y preciosa de los Picos de Europa.

      Una vez disfrutado del primer lago glaciar, bordeamos el Lago Ercina por la derecha y nos encaminamos hacia la majada de Las Reblagas, junto a la que hay una fuente. A partir de este punto, la senda deja de estar empedrada y se convierte en un sendero de tierra, pero correctamente señalizado.

      Pasaremos junto a la majada del Bricial (altitud 1.100 m), donde hay una pequeña vega, en la cual, en época de deshielo se forma el que era un tercer lago glaciar, la Laguna Bricial. Pero la mayor parte del año esta zona es una turbera donde se acumula materia vegetal descompuesta procedente de la laguna.

      Unos pasos más adelante, encontraremos una señalización que nos informa que si giramos a la izquierda nos adentraremos en el hayedo de Palombeu y si continuamos recto, iremos hacia la Vega de Enol.

      Ambos recorridos finalizan en el mismo sitio, por tanto, se puede elegir cualquiera de las opciones. Nosotros recomendamos en otoño adentrarse en el hayedo, el resto del año, lo dejamos a vuestra elección (nosotros en esta ocasión decidimos no pasar por el hayedo).

      Una vez en la amplia y bella Vega de Enol (altitud 1.107 m), veremos la pequeña ermita de El Buen Pastor, donde el 25 de julio, se celebra una romería, acto tradicional del Consejo de Pastores para elegir el regidor de los pastos y en la que se realizan deportes tradicionales y exhibiciones, como la subida a la porra de Enol, carreras de caballos o manejo de perros.

      También veremos el refugio de la Casa de Pastores de la Vega de Enol, que ofrece albergue a turistas y pastores de la zona.

      Nos desviaremos a la derecha y nos dirigiremos hacia el Lago Enol, también de origen glaciar. Bordearemos el lago por la izquierda, en primer lugar, por una pista asfaltada y luego por un sendero que sale hacia la derecha en dirección a la majada de Los Acebos.

      Desde aquí enlazaremos con la carretera y tras unos pocos pasos, estaremos en la senda peatonal empedrada que nos lleva hasta el aparcamiento de Buferrera, punto de inicio de la ruta.

      El sendero PR-PNPE 2 descrito, es muy sencillo de apenas 5 km de longitud, con muy poco desnivel y una dificultad baja, que lo hace ideal para disfrutar de Los Lagos de Covadonga en familia.

      Además, recordar que bien a la ida o a la vuelta, es visita obligada el Santuario de Covadonga “Santa Cueva de Covadonga”, en el que se puede visitar la Virgen de Covadonga, conocida como la Santina, en una capilla situada en una gruta natural y de la que emerge una preciosa cascada. Cercana al santuario se encuentra la Basílica de Santa María la Real de Covadonga, construida de piedra caliza rosa.

      Este lugar es seña de identidad del pueblo asturiano y lugar de peregrinación, para todos aquellos que desean la protección de la Virgen en base a una promesa. Es un lugar único y de inmensa belleza.

       

      banner_750x200_rutas_niños

      Mapa

        Para visualizar el mapa en grande pulsa AQUÍ

        Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

         

        Fotografías


           Autores: Mi familia Viajera.

          Somos Ana, Manuel, Pablo y Daniel, una familia viajera y aficionada a la fotografía. Viajar es una forma apasionante y diferente de educar a nuestros hijos, aportándoles valores tan esenciales como el amor por la naturaleza, la libertad, la igualdad y el respeto por todo lo que les rodea. Pretendemos aportar nuestras experiencias, ideas y consejos para que os sean de ayuda y os permitan disfrutar en familia de algo tan maravilloso, como es viajar. [web]