_MG_1974 - copia

¿Pesando en ir a Islandia con los niños? A estas alturas es muy posible que ya sepas que Islandia es la 18ª isla con más superficie de la Tierra y que se asienta entre dos continentes, justo sobre la dorsal meso oceánica, lo que unido a su cercanía con el circulo polar ártico lo convierten en un fabuloso edén natural donde se entremezclan volcanes de nombre impronunciable, geiseres, lodos burbujeantes y demás anomalías geológicas, con enormes masas de hielo, rugientes cascadas y enrevesados fiordos. A primera vista podría parecer que no es el mejor destino para ir en familia, pero nada más lejos de la realidad. Islandia es un destino genial para disfrutar en familia y de la naturaleza más indómita, y si no espera a leer estas 6 cosas que deberías saber si viajas a Islandia con niños:

 

#01. Animales


Si algo fascina a los niños en la naturaleza, mucho antes que un bonito paisaje, es poder ver animales en libertad. Y de eso Islandia va sobrada. Allá donde mires podrás ver caballos, ovejas o vacas pastando libremente. Puede ser que estos no te parezcan los animales más exóticos del mundo. Pero su número, mucho más elevado que habitantes tiene el país, su cercanía, los encontramos junto en la carretera o incluso sobre ella, y el magnífico escenario natural llaman poderosamente la atención de los más pequeños. Además, por si esto fuera poco en Islandia podemos encontrar aves sorprendentes que es posible observar sin necesidad de grandes prismáticos. No en vano, Islandia es un destino soñado por todo ornitólogo. Especies como el peculiar frailecillo o el charrán ártico que no duda en atacar a todo aquel que se acerque a sus polluelos, entre otras muchas, hacen que los niños se interesen por estos animales, que de normal los vemos lejanos y esquivos. Si todo esto no te convence, Islandia tiene un as en la manga: las ballenas, pocos sitios en el mundo permiten observar con tanta fiabilidad estos gigantes del mar. Una experiencia inolvidable para niños… y no tan niños.

_MG_1827

 

#02. Acampar


Islandia es un país caro, especialmente en lo relativo al alojamiento. Por suerte existe una amplia oferta de campings repartidos por todo el país con unos precios más que razonables (entre 1.000-1.500 coronas por persona) y por si fuera poco lo habitual es que los niños menores de 11 años estén exentos de pagar. Se trata de campings en la mayoría de casos con servicios básicos: aseos, duchas y lavaderos, algunos incluso ofrecen alguna sala o cocina común, los menos. Muchos también cuentan con pequeñas zonas de juego para los niños, e incluso juguetes. Poco tienen que ver con los grandes complejos de camping que normalmente encontramos en España. Su funcionamiento es bien sencillo, al llegar plantas la tienda donde creas conveniente, y una vez al día, habitualmente al final de la tarde, el encargado pasa por todas las tiendas a cobrar. Se puede pagar con tarjeta de crédito hasta en el camping más recóndito, de hecho es posible viajar por toda Islandia sin tener dinero físico, nosotros hemos llegado a comprar un sello postal con la tarjeta!

La sencillez de los campings y su implantación con el entorno los convierten en lugares ideales para que los niños tengan un contacto más directo con la naturaleza contando con unos servicios básicos, además de ayudar ostensiblemente en el presupuesto del viaje. Combinar campings con albergues, hoteles o alquileres de casas o cabañas desde donde poder explorar determinada zona puede ser una excelente opción a la hora de viajar por Islandia con niños.

Para acampar en Islandia, incluso en pleno verano, es esencial contar con un buen saco de dormir invernal (las temperaturas pueden llegar a bajar incluso de los 0º, especialmente cuanto más nos alejemos de la costa, aunque lo más habitual es que la temperatura por la noche ronde entre los 6 ó 12 grados), y aconsejable llevar una tienda resistente (el viento es habitual, y puntualmente puede llegar a ser muy fuerte) así como antifaz, ya que en verano la luz del sol está presente prácticamente las 24h del día. Quizá este sea al mayor inconveniente para los niños más pequeños, a los que la presencia del sol durante la noche puede perturbarles el sueño. Tan solo nos quedará armarnos de paciencia.

Para los más aventureros existe también la posibilidad de la acampada libre, permitida en todo el país, a excepción de los parques naturales.

islandia con niños

 

#03. El tiempo


El tiempo no es precisamente una de las mayores virtudes de Islandia. Las corrientes cálidas  provenientes del Golfo de México permiten que la isla no sea un bloque de hielo como ocurre con la vecina Groenlandia, u otras regiones situadas en la misma latitud. Pero el choque de esas masas con las provenientes del ártico genera un tiempo generalmente inestable y poco predecible. En Islandia el viento casi siempre está presente, y las nubes y la lluvia es raro el día que no aparezcan. Se dice que el tiempo puede cambiar cada 5 minutos, la realidad no es tan espectacular, pero sí que puede variar totalmente de un sitio a otro no tan lejano. Por lo general el tiempo en el Norte, durante el verano es mejor que en el Sur, pero en Islandia no hay nunca nada seguro con el tiempo. La agencia encargada de la metereología www.vedur.is cambia las previsiones cada hora y no siempre acierta. Las previsiones a 24h en Islandia son habitualmente un juego de azar.

No debemos desesperar, tan solo ser previsores. Es importante incluir en el equipaje de los pequeños de la casa, aparte de ropa de abrigo, prendas impermeables y cortavientos con capucha, incluyendo unas botas de agua y si es posible pantalones impermeables para que el siempre impredecible tiempo islandés no sea ningún impedimento para explorar la tierra de fuego y hielo. Los paraguas no suelen ser muy útiles, el viento es un compañero habitual en Islandia.

islandia con niños

 

#04. Piscinas termales


Islandia cuenta con piscinas municipales alimentadas con aguas calentadas con energía geotermal en prácticamente cada municipio. Son el punto de encuentro de los islandeses, que se reúnen para hablar o simplemente relajarse a 38º o más, mientras en el exterior el inestable tiempo islandés sigue haciendo de las suyas. Como cualquier piscina, las islandesas son también una atracción y una fuente de juegos y diversión para los niños. Todas las piscinas del país cuentan con numerosas facilidades destinadas a los peques. La gran mayoría cuenta con grandes toboganes, hinchables o  zonas de juegos y para los más pequeños a la entrada de la piscina se puede coger de forma gratuita manguitos o flotadores.

Antes de entrar a una piscina en Islandia es imprescindible lavarse a conciencia totalmente desnudos. La higiene en las piscinas es muy importante para los islandeses. Para los niños más pequeños encontrarás tronas y jabón junto a las duchas para facilitar el proceso, así como secadores junto a las taquillas. Lo tienen todo pensado, tan solo es necesario llevar el bañador y la toalla (incluso esto es posible alquilarlo).

Disfrutar en una piscina islandesa después de un día agotador explorando la isla con los niños, debería ser una experiencia obligatoria. Por si fuera poco su precio, a excepción de la archiconocida Blue Lagoon (de alguna forma tendrán que recuperar toda la inversión en publicidad) es más que asequible, por unas 500 coronas puedes disfrutar todo el día de la piscina, los niños a partir de 6 años solo pagan unas 100 coronas, y por lo general para los menores de 6 es gratuito.

islandia con niños

 

#05. Parques infantiles


Es sorprende ver la cantidad de zonas de juegos y parques infantiles que podemos encontrar por toda Islandia, pero por si esto fuera poco durante las horas que no hay clase y durante los fines de semana, el acceso a los parques infantiles y de juegos de los colegios y guarderías, permanece abierto para todo aquel que quiera entrar. Buena idea, no? Si ves la puerta abierta del parque de un colegio, entra, estás invitado a saltar en las camas elásticas, tirarte por los toboganes o jugar un partido de fútbol.

islandia con niños

 

#06. Reykiavik en bicicleta


La capital de Islandia en realidad tiene las dimensiones de una pequeña ciudad y frente a los atractivos naturales del resto del país suele pasar desapercibida. Reykiavik significa “bahía humeante” y más que las atracciones y lugares que podamos visitar, es especialmente interesante recorrerla en bicicleta. Reykiavik cuenta con una estupenda red de carril bici, que unido a su orografía, y sus dimensiones hacen que sea excelente para recorrer en bicicleta en compañía de los niños mientras visitamos los lugares más destacados, disfrutamos del entorno natural que rodea a la costa de la ciudad o degustamos un pylsur (perrito caliente) en uno de los numerosos puestos que lo venden por toda la ciudad (y todo el país). Varias empresas alquilan bicicletas, incluidos carritos para niños, cuyo uso es muy habitual en la capital. De hecho una de las curiosidades que más llama la atención al visitante, es ver como los padres dejan a sus hijos dentro del carrito, en el exterior, mientras van unos minutos a comprar en una tienda.

islandia con niños

 

 

Rutas con niños pirineo aragones

Rutas con niños en el Pirineo aragonés


En las páginas de esta guía encontrarás una cuidada selección de rutas que te permitirán descubrir algunos de los parajes más sorprendentes y accesibles del Pirineo y prepirineo aragonés en compañía de los más pequeños de la casa. Excursiones sencillas para toda la familia con las que descubrir los extraordinarios tesoros paisajísticos y culturales de estas tierras: ibones, dólmenes milenarios, bosques, cascadas, cañones, ríos, ruinas, ermitas, cuevas, pequeñas aldeas, manantiales… y que permiten explorar la fascinante fauna y flora que habitan sus montañas. Pequeñas aventuras que gracias a multitud de recomendaciones, curiosidades, consejos, juegos, actividades y datos útiles que encontrarás en este completo manual podrás convertir en una gran escuela al aire libre.

Mas info   Comprar 19.5 €