Javea / Xàbia con niños

Llegan las vacaciones y surge el eterno dilema: ¿playa o montaña? Por suerte existen destinos donde no es necesario responder a esta pregunta. Es el caso de la población alicantina de Jávea (Xàbia en valenciano), un paraíso entre el mar y la tierra, que pese a la fuerte presión urbanística presente en toda la costa levantina, preserva algunos de los espacios naturales más destacables de toda la Comunidad Valenciana.

Su emplazamiento, entre el cap Sant Antoni al Norte, y los escarpados acantilados del cap de la Nau y el parque forestal de la Granadella al Sur, esconde auténticas joyas naturales que lo convierten en un destino familiar perfecto para disfrutar tanto de la playa como de la montaña.

Las decenas de calas y playas que salpican la costa, se entremezclan con una orografía impactante que tiene su culminación en la cima del Montgó. Aislada e icónica, el Montgó no solo representa la imagen más reconocible del municipio, si no que en muchas ocasiones protege a Jávea de las borrascas provenientes del Norte, propiciando un microclima con temperaturas que rondan los 18º y 24º. Todo un atractivo para disfrutar de la familia y la naturaleza durante todo el año.

 

Para que no pierdas detalle hemos elaborado un minucioso plano con todos los puntos de interés naturales para disfrutar Jávea con niños: Calas y playas, Miradores, Excursiones y Parques infantiles y áreas recreativas.

 

 

Calas y Playas

    En Jávea no solo hay playas, si no que las hay para todo tipo de públicos. Desde la concurrida playa del Arenal, con todos los servicios inimaginables y amplias extensiones de fina arena, hasta preciosas calas de tosca (la característica piedra de color rojizo que conforma el litoral y es posible también observar en la arquitectura tradicional de Jávea) como las de Cala Blanca. Las hay más inaccesibles, como la del Francés o la Sardinera, otras son más familiares, como la de la Grava, la Barraca o la Granadella, otras, en cambio, son perfectas, para la práctica del submarinismo, como el Benissero o el Segon Muntanyar, e incluso hay opciones para los amantes del nudismo, como la de Ambolo. Más allá de las calas y playas, la costa ofrece además un sinfín de rincones ocultos que los más aventureros podrán descubrir en barco o kayac. En definitiva un completo menú para descubrir con los niños una de las costas más privilegiadas del Mediterráneo.

     

     

    Excursiones

      La mayoría de visitantes no suelen ir más allá de sus playas y sin saberlo se están dejando la mitad del pastel. La caprichosa orografía javiense no solo da lugar a impresionantes calas, también esconde cuevas, acantilados, islas, cabos, montañas o grandes masas forestales, que unido a un rico patrimonio cultural y a la facilidad de muchas de sus excursiones, lo convierten en un lugar ideal para disfrutar de la montaña con los más pequeños.

      Estas son algunas de las excursiones más interesantes para realizar en familia:

      Ruta al Cap Prim: Desde el mirador del Portixol parte una de las rutas más sencillas y amables, pero no por ello menos impresionante. Un recorrido suave para todas las edades que avanza junto a los acantilados calizos del Cap Prim y las cientos de gaviotas que lo habitan, siguiendo las trazas de un sendero local (sl-cv 97) hasta el extremo de este cabo, que cierra la bahía de Jávea por el Sur.

      Ruta al Castell de la Granadella: Cerca de la cala de la Granadella nace un breve sendero que por los cortados rocosos de la cala de la Granadella, en el parque forestal de la Granadella, nos lleva hasta las ruinas de la antigua fortificación del Castell de la Granadella, desde donde se disfruta de una de las panorámicas más espectaculares de los acantilados que se extienden hasta el cap d´Or, en Moraria. La ruta transcurre por un terreno quebrado por lo que es importante llevar calzado adecuado.

      Ruta a la Cova Tallà: En el límite con el municipio de Denia se encuentra quizá uno de los rincones más curiosos y espectaculares de Jávea, la Cova Tallà. Una enorme cueva junto al mar  que durante años fue excavada por el hombre para extraer la piedra tosca. De la cámara principal parte una amplia galería que se adentra una decena de metros en el interior de la montaña. Para explorarla no debemos olvidarnos la linterna y por supuesto un bañador, para pegarnos un chapuzón en tan sorprendente entorno. A la cueva se puede llegar desde Denia, por una senda algo complicada que bordea la costa o en kayak, o desde Jávea, partiendo desde la carretera que va al Faro del Cap de Sant Antoni. Si la marea está baja es posible acceder por un orificio junto al mar, en caso contrario se ha de destrepar unos metros para acceder directamente a la galería principal. Toda una aventura para grandes y pequeños.

      Ruta a la Ermita de Santa Lucía: La excursión a la Ermita de Santa Lucía, es un sencillo paseo que partiendo desde el centro histórico del pueblo de Jávea, nos permite disfrutar de un visión completa de toda la bahía de Jávea. Una aventajada posición desde que la que se podía dominar toda la costa y por la que se explica la ubicación del pueblo, 2 km tierra adentro, a salvo de las incursiones piratas.

      Ruta al Montgó: Su imponente figura domina todo el paisaje de Jávea. Es imposible no fijarse en él, y más difícil aún no querer asomarse hasta su cima. Por suerte se trata de una excursión más sencilla de lo que pueda parecer desde abajo. Únicamente su tramo final, que avanza por una loma cimera por un terreno quebrado, presenta algo de dificultad, por lo que solo es recomendable realizarla con niños a partir de los 7-8 años, o niños muy acostumbrados a la montaña. La ruta normal y más sencilla parte desde el campo de tiro, en les Planes, dentro del Parque Natural del macizo del Montgó (7 km y 500+). El esfuerzo vale la pena, y si se tiene suerte, los días claros, es incluso posible ver la silueta de Ibiza, situada a 90 km de estas costas, despuntando en el Mediterráneo.

       

       

       

      Miradores

        Playas magníficas, excursiones para toda la familia… si aún no estás convencido de que Jávea es un lugar excepcional es que aún no conoces sus miradores, hasta 15 repartidos por toda la costa, desde donde poder conocer de forma sencilla la historia y la geografía de Jávea. Desde sus cabos, como el Cap Negre o el de la Nao repletos de cuevas envueltas en leyenda, o sus islas como la del Descubridor, en honor a un javiense que junto a Colón desembarcó en el nuevo mundo, o la del Portixol, bajo la cual se han encontrado antiguas ánforas romanas que nos hablan de la importancia comercial de este “pequeño puerto”, sin olvidarnos de las antiguas torres defensivas que vigilaban la llegada de piratas, como el temible corsario otomano Jeireddín Barbarroja. Historias que a buen seguro harán las delicias de los más pequeños y que son el complemento perfecto a uno de los destinos más redondos de toda la Comunidad Valenciana.