Mirador del Pla de Tudela

A un solo paso del faro del Cap de Creus, encontramos el Paraje de Tudela, ocupado hasta principios de siglo por un complejo turístico y hoy recuperado gracias a una magnífica intervención paisajística. Un itinerario mágico a través de una caprichosa geología de formas sorprendentes que sirvió de inspiración a artistas como Dalí o Buñuel.

Edad recomendada

A partir de
3-4 años

Dificultad baja

Dificultad
Baja

Distancia

Distancia
3,5 km

Desnivel positivo

Desnivel
125 + / 125-

Recorrido circular

Recorrido
Circular

Cómo llegar


Desde Cadaqués tomaremos el Camí de Portlligat en dirección al Cap de Creus, y tras avanzar unos 6 km (2 km antes de llegar al faro), encontraremos a nuestra izquierda el camino de acceso al aparcamiento del Paraje de Tudela, situado a 400 m.

 

Descripción


Comenzamos el recorrido desde el aparcamiento del paraje de Tudela, continuando por la pista hormigonada que guía en todo momento nuestro camino. Apenas recorridos unos pocos metros encontraremos tres grandes planchas verticales de acero Corten que nos marcan la puerta de acceso al fantástico mundo de formas imposibles del paraje de Tudela. Sobre una de las planchas podemos leer la cita que el genial artista Salvador Dalí escribió a su amigo y arquitecto del Club Mediterranée, que durante varias décadas ocupó estos terrenos, acerca del valor de este paisaje y la importancia de preservarlo.

No tendremos que andar mucho, para comprobar por nosotros mismos la magia del lugar. Justo a nuestra derecha, en dirección Sur, encontraremos Es Camell del Pla de Tudela. Una gran roca de pegmatita, el filón más grande del Cap de Creus, que recuerda sorprendentemente a la silueta de uno de estos camélidos.

Nuestro recorrido por este mundo de ensueño no ha hecho más que comenzar. Unos metros más abajo encontraremos, a la izquierda de la pista hormigonada, un nuevo punto de interés: El mirador del Pla de Tudela. Dos grandes cubos de acero Corten que recuerdan, como parte de la historia de este paraje, la presencia durante más de 40 años de las instalaciones del Club Med. Un gran complejo turístico privado con capacidad para 1200 personas que en el año 2009 fue desmantelado. El ambicioso proyecto de regeneración del paisaje supuso la demolición de unas 450 edificaciones y la gestión y reciclado de prácticamente la totalidad de los residuos. La intervención también incluyó la eliminación de plantas invasoras, la restitución de parte de la orografía, y la integración de un respetuoso proyecto paisajístico a cargo del arquitecto Martín Franch y el maestro de obras Ton Ardèvol, y que fue reconocido con el Premio Europeo de Paisaje Rosa Barba.

Desde el mirador del Pla de Tudela regresaremos a la pista o directamente podemos descender por unas escaleras que nos dejan en el siguiente punto de interés: El mirador de la Gran Sala, donde varios paneles explican el proceso de restauración del paraje, y nos hablan de la peculiar flora y fauna del lugar.

Desde el mirador de la Gran Sala, tan solo deberemos avanzar unos metros por la pista hormigonada hasta encontrar un desvío que marcado con pequeños palos nos invita a visitar el Mirador de la isla de Portaló, donde encontraremos una pequeña bancada. La isla de Portaló destaca hacia el Oeste con un intenso color negruzco, propio de los esquistos que configuran gran parte de la geología del cabo, y sobre los que destacan, aquí y allí, las vetas anaranjadas de la pegmatita, una roca ígnea producto de un enfriamiento rápido del magma, que tan solo afloran en unos pocos lugares del planeta.

De regreso a la pista, de nuevo nos sorprende un nuevo desvío hacia la izquierda, que se dirige hacia una pequeña colina, donde se encuentra el Mirador de Pamperris, desde donde se nos ofrece una excelente panorámica de la costa de la Mar d´Amunt acompañada de una fotografía donde podemos apreciar el impacto que tenía sobre el paisaje el antiguo Club Med.

Una vez más regresaremos a la pista, que a partir de ahora continúa recto en dirección Este, llaneando junto al mar. El agradable paseo nos lleva junto a la base de la roca de S´Àliga, con forma de un águila con las alas extendidas y bien visible desde gran parte del recorrido.

El camino continúa su apacible recorrido junto al mar descubriendo entre las rocas las formas más sorprendentes. Llegaremos hasta el Torrente de Francalus que forma una pequeña cala al llegar al mar. En este punto nace a mano derecha un pequeño sendero señalizado que se dirige directamente al punto de inicio de la ruta y que podemos tomar si queremos acortar la excursión. Nosotros lo tomaremos a la vuelta, pero antes continuaremos por la pista, siempre en dirección Sur con vistas sobre el faro del Cap de Creus, hasta alcanzar la Cala Culleró, en primer lugar, y un poco más adelante la pequeña Cala de arena de culip, el final perfecto antes de emprender el camino de vuelta por el torrente de Francalus o si lo preferimos por el mismo camino que a la ida.

banner_750x200_rutas_niños

 

Panel en el acceso al Paraje de Tudela

Panel en el acceso al Paraje de Tudela

Grabado en la columna de acceso del Paraje de Tudela

Grabado en la columna de acceso del Paraje de Tudela

Columnas de acero corten en el acceso al Paraje de Tudela

Columnas de acero Corten en el acceso al Paraje de Tudela

excursion con niños paraje tudela cap de creus (4)

Es Camell del pla de Tudela

Es Camell del pla de Tudela

Es Camell del pla de Tudela

La silueta de S’Àliga destaca en mitad del Paraje Tudela

La silueta de S’Àliga destaca en mitad del Paraje Tudela

Mirador del Pla de Tudela

Mirador del Pla de Tudela

VIstas del Pla de Tudela desde el MIrador

Vistas del Pla de Tudela desde el Mirador

El camino serpentea junto a S’Àliga

El camino serpentea junto a S’Àliga

Mirador de la Gran Sala

Mirador de la Gran Sala

Paneles en el Mirador de la Gran Sala

Paneles en el Mirador de la Gran Sala

Mirador de la isla de Portaló

Mirador de la isla de Portaló

Formaciones rocosas junto al mirador de la isla de Portaló

Formaciones rocosas junto al mirador de la isla de Portaló

La isla de Portaló desde el Mirador

La isla de Portaló desde el Mirador

Mirador de Pamperris

Mirador de Pamperris

Mirador de Pamperris

Mirador de Pamperris

Mirador de Pamperris

Mirador de Pamperris

Curiosa formación rocosa junto al Mirador de Pamperris

Curiosa formación rocosa junto al Mirador de Pamperris

Vistas del camino desde el Mirador de Pamperris

Vistas del camino desde el Mirador de Pamperris

S’Àliga

S’Àliga

Mapa

    Para visualizar el mapa en grande pulsa AQUÍ

    Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

     

    rutas_ninos_pirineo_catalan_portada

    Rutas con niños en el Pirineo catalán y Andorra


    En las páginas de esta guía encontrarás una cuidada selección de rutas que te permitirán descubrir algunos de los parajes más sorprendentes y accesibles de Andorra y el Pirineo y prepirineo catalán en compañía de los más pequeños de la casa. Excursiones sencillas para toda la familia con las que descubrir los extraordinarios tesoros paisajísticos y culturales de estas tierras: lagos, dólmenes milenarios, bosques, cascadas, cañones, ríos, ruinas, ermitas, cuevas, pequeñas aldeas, manantiales… y que permiten explorar la fascinante flora y fauna que habitan sus montañas. Pequeñas aventuras que gracias a multitud de recomendaciones, curiosidades, consejos, juegos, actividades y datos útiles que encontrarás en este completo manual, podrás convertir en una gran escuela al aire libre.

    Comprar