Islandia con niños

Gullfoss, Myvatn, Jökulsárlón o Strokkur son algunos de los nombres de las maravillas naturales más conocidas de Islandia que causan fascinación a todo aquel que la visita, tenga la edad que tenga. Lugares de visita obligada de los que sin embargo no vamos a hablar en este artículo. Para eso ya existen miles de entradas en cientos de páginas en Internet.

Las rarezas geológicas de la isla de hielo y fuego son más que suficiente aliciente para visitar Islandia con niños, pero no los únicos. Aquí os proponemos un listado de actividades e ideas de qué hacer en Islandia con niños.

 

Península de Reykjanes

    La península de Reykjanes es lo primero que el visitante ve al llegar en avión a Keflavik, el único aeropuerto internacional del país, y es muy probable que al principio o al final de nuestro viaje tengamos que pasar un tiempo en esta zona a la espera de nuestro vuelo o alquilando un coche. Estas son algunas ideas para hacer con niños en Reykjanes:

     

    • Visitar en Keflavik, en el puerto de Grofin, a la Giganta. Una entrañable gigante que adora a los niños. Cuenta la leyenda que una niña llamada Sigga se la encontró por casualidad en las montañas. La Giganta nunca antes había conocido a un humano y se sintió muy feliz porque se sentía muy sola en las montañas. El alcalde decidió ofrecerle una guarida después de que salvase un pequeño bote de una tormenta y desde entonces vive feliz en su cueva donde puede conocer a muchísimos niños que le dan sus chupetes con los que decora su casa. Entrada gratuita.

    • Jugar con los animales de granja: vacas, cerdos, conejos, ovejas en Landnámsdýragarður, junto al museo nacional vikingo, en Njarðvík. Acceso gratuito. Abierto de 10 a 17h.

     

    Landnámsdýragarður

    Landnámsdýragarður

    La giganta en su cueva junto a la marina de Grofin, en Keflavik

    La giganta en su cueva junto a la marina de Grofin, en Keflavik

     

    Reikjavik

      La capital más septentrional del mundo es el lugar perfecto para comenzar a organizar nuestro viaje por la isla, o como final de nuestro periplo por el salvaje territorio islandés. A parte de sus contados atractivos turísticos como el edificio Harpa o la Hallgrímskirkja, la icónica iglesia que reproduce las características columnas de basalto volcánico que podemos encontrar por todo el país, la ciudad ofrece algunas actividades especialmente interesantes para los más pequeños:

       

      • Pasarse el día a remojo o deslizándose por el tobogán de más de 80 metros de la mayor piscina de agua geotermal del país, la Laugardalslaug. El centro dispone de forma gratuita manguitos para los más pequeños, y cuenta con una amplia zona de juego para niños y hasta una pista de voleyball.

      • Visitar el zoo y parque familiar de Reykiavik, situado en el barrio de Laugardalur, junto al jardín botánico y a pocos metros de la piscina Laugardalslaug. El acceso al jardín botánico es gratuito. El parque de atracciones de Reykiavik es bastante modesto pero puede ser una buena opción para pasar parte del día con los niños si disponemos de varios días en Reykiavik. La admisión al parque de atracciones y al zoo para niños entre 0 y 4 años es gratuita, entre 5 y 12 años cuesta 600 kr y de 13 en adelante 800 kr. Las atracciones se pagan aparte comprando tickets.

      • Pegarse un chapuzón en las aguas del Atlántico en la playa geotermal de Nautholsvik , al Sur del aeropuerto nacional de Reykiavik, donde el agua caliente del interior de la tierra desemboca en el mar. El acceso y el uso de los baños y cambiadores durante el verano es gratuito.

      • Recorrer la capital más septentrional del mundo en bicicleta. Para más información puedes leer nuestro artículo: 6 cosas que deberías saber si viajas a Islandia con niños

       

      Laugardalslaug. Foto: visir.is / Stefán

      Laugardalslaug. Foto: visir.is / Stefán

      Edificio HARPA. rEYKIAVIK

      Edificio Harpa. Reykiavik

      El Oeste de Islandia

        El Oeste de Islandia, por su cercanía a la capital, muchas veces pasa desapercibido, pero cuenta con numerosos atractivos en los que destaca sin duda la península de Snæfellsnes, una estrecha lengua de tierra que finaliza en el Snæfellsjökull, el volcán por el que Julio Verne imaginó entrar al interior de la Tierra. Para los niños además encontramos algunas curiosidades:

         

        • Descubrir el parque infantil de Bjössaróló, en Bogarnes, muy cerca del centro deportivo del municipio. Fue construido durante años por un carpintero del pueblo con los restos que le sobraban de su trabajo, y el resultado es cuanto menos curioso.

        • Recorrer el jardín de los trolls, una excursión temática en Fossatun, a 90 km de Reykiavik, destinada a los más pequeños repleta de curiosas estatuas, paneles con información y pistas para descubrir el mundo de los trolls en un entorno privilegiado.

         

        Jardín de los trolls. Foto: west.is

        Jardín de los trolls. Foto: west.is

        Parque infantil de Bjössaróló

        Parque infantil de Bjössaróló

        El Sur de Islandia

          Si hay una región que mejor representa la crudeza y belleza de la naturaleza islandesa esa es el Sur. Volcanes de nombre impronunciable, glaciares enormes e interminables costas azotadas por el viento se entremezclan con tierras fértiles donde miles de animales campan a sus anchas. ¿Qué mejor escenario para montar con los niños en los famosos caballos islandeses? A lo largo de la carretera principal encontraremos decenas de lugares donde hacerlo, pero aquí no acaban las propuestas de actividades recomendadas para niños:

           

          • Descubrir la vida acuática de Islandia en el acuario Saeheimar, en la isla de Heimaey. Entrada gratuita para los menores de 18 años.

          • Visitar la granja zoológico de Holmur, donde los niños podrán jugar con caballos, ovejas o cabras. E incluso alimentarlos si nos alojamos una noche en la casa de huéspedes.

           

          Caballos islandeses

          Caballos islandeses

          Foto: Acuario saeheimar

          Foto: Acuario Saeheimar

           

          El Norte de Islandia

            Los sinuosos fiordos que dan forma a la costa Norte de Islandia son, junto al área entorno al lago Myvatn o la cascada de Godafoss, el mayor atractivo de esta zona. El Norte es también la puerta de acceso a una de las actividades más espectaculares, tanto para grandes como pequeños, de cuantas podemos hacer en Islandia: el avistamiento de ballenas (y focas). La pequeña población de Huasavik concentra el mayor número de empresas dedicadas a esta actividad, y muchas de ellas aseguran durante el verano un 100% de probabilidades de ver ballenas. Otras actividades interesantes para niños en el Norte de Islandia son:

             

            • Entrar en alguno de los interesantes museos de Akureyri, la segunda ciudad del país, como el museo islandés de la aviación, el de las motos o el de los juguetes antiguos.

            • Visitar en Eyjafjörður el museo de la Navidad, abierto todo el año.

            • Aprender más de las fascinantes ballenas en el museo de las ballenas de Huasavik.

            • Descubrir el sorprendente museo de arte Samuel Jonsson, situado en el valle de Selárdalur. El peculiar museo recoge la obra del artista local Samuel Jonsson que durante sus últimos años vivió en esta granja remota. El lugar es sorprendente y el viaje hasta él por la carretera 619 una auténtica maravilla.

             

            Museo de las ballenas. Foto: Wolfgang Sauber

            Museo de las ballenas. Foto: Wolfgang Sauber

            Museo de arte Samuel Jonsson. Foto: icelandtravel.is

            Museo de arte Samuel Jonsson. Foto: icelandtravel.is

             

            El Este de Islandia

              El Este de Islandia, por su lejanía de la capital, cuenta con menos visitantes que el resto del país. Sus atractivos son también menos vistosos que otras partes, pero se compensa por la tranquilidad de sus paisajes. Esta parte del país también es uno de los mejores lugares para observar animales como los adorables frailecillos (conocidos como puffins en ingles) o los renos.

               

              Frailecillo o Puffin. Foto: Richard Bartz

              Frailecillo o Puffin. Foto: Richard Bartz